EXCURSIONES

MARRAKECH – VALLE DE OURIKA (30 km, 1 hora)

Disfrutaremos de un día de montaña, visitando un valle verde con huertos y cultivos. Todas las montañas que se encuentran alrededor están plagadas de pintorescos pueblos beréberes, curiosamente construidos en gradas al borde del torrente rocoso cuyo valle lleva su nombre. En invierno, las cumbres nevadas de la cordillera del Atlas proporcionan un espectáculo realmente sobrecogedor. De camino pasaremos por el pueblo de Tnine-de-Lóurica, donde se cultiva el azafrán.

Las cascadas són de pura¬† naturaleza. Mucha gente aprovecha para darse un baño en el rblkío pero,¬† el agua está helada. Aquí aprovecharemos para degustar la deliciosa gastronomía de la zona. El valle de Ourika, tiene una fuerte tradición alfarera y rica en minerales ornamentales.

 

Marrakech – Ait Ben Haddou – Ouarzazate (210 Km, 4 horas)

Cruzaremos el Alto Atlas por un puerto de 2.260 m de altitud, pasaremos por aldeas bereberes hasta llegar a la famosa Kasbah de Ait Ben Haddou, declarada patrimonio de la humanidad por la UNESCO y lugar de múltiples producciones cinematográficas.

Con sus magníficos paisajes, su luz excepcional y sus condiciones climáticas ideales, Ouarzazate pronto ha seducido al mundo del cine. Nosostros visitaremos los Atlas Studios, supone un paseo a lo largo de la historia del cine, en estos estudios fueron rodadas películas como, La Joya del Nilo, Asterix y Cleopatra o Los Diez Mandamientos. Para terminar nuestro día, haremos una visita a la población y cruzando de nuevo la cordillera del Atlas, emprenderemos el regreso¬† a Marrakech, para llegar al atardecer.

 

Marrakech – Gargantas del Dades (340 km, 5 horas)

Dos collados franquean el Alto Atlas hacia el Sur. Esta carretera es una de las más espectaculares de Marruecos. Serpentea trepando por valles magníficos hasta 2.092 m, desde donde se descubre una panoráamica espléndida sobre el valle del Souss. La carretera del Tizi-n-Tichka cruza el collado a más de 2.300 m. en un paisaje lunar de un gris mineral, que pasa a ocre en el descenso a Ouarzazate.

Estos despeñaderos se van estrechando por encima de su cabeza y alcanzan los 300 metros de altura en algunos lugares. En función de la luz del dia, las rocas se tiñen de rosa, rojo, naranja o malva.

 

Marrakech – Atlas

Este magnífico valle verde se encuentra aproximadamente a una hora de Marrakech, oculto entre las faldas del monte Toubkal, que, con 4.165 m de altitud, no solo es el punto más elevado de Marruecos, sino también del norte de √Åfrica. Podrás visitar el zoco de Tahanout (martes y sábados) y atravesar los desfiladeros del río Ghezaia de camino a Asni. Esta ciudad es famosa por sus amatistas y ofrece numerosos lugares para comer. Sin embargo, puede que prefieras disfrutar de un picnic mientras contemplas el fabuloso paisaje montañoso. Por último, llegamos a Ouirgane, conocido como el “Valle Feliz”. Por la tarde regresamos a Marrakech.

 

Marrakech – Cascadas de ouzoud (150 km, 2:30 horas)

Las famosas cascadas, están localizadas en la cordillera del Atlas. Con una altura aproximada de 110 metros, sus aguas caen rebotando en los escalones y proyectan finas gotas que forman un arco iris permanente. Sus desfiladeros de El Abid y sus preciosos ríos, la convierten en una de las cascadas más espectaculares del norte de √Åfrica. A media mañana, visitaremos los antiguos molinos de grano de los beréberes todavía en funcionamiento, también podremos ver familias de monos macacos jugando. Aquí aprovecharemos para degustar la comida típica marroquí, en terrazas con vistas a las cascadas. La espectacularidad de las cascadas, viene dada por las lluvias que hayan caído en el año.

Por la tarde, tras haber disfrutado de un tranquilo y distinto día, regresaremos a la ciudad de Marrackech.

 

Marrakech – Essaouira (160 km, 2:30 horas)

Durante el viaje a Essaouira contemplaremos las plantaciones del árbol del argán, cuyo fruto es muy apreciado por sus propiedades nutricionales y cosméticas, podremos ver su elaboración en alguna de las cooperativas que existen. Antiguamente llamada la Ciudad de los Vientos, Essaouria es una ciudad fortificada llena de poesía y arte. Nos acercaremos a la zona del puerto donde hay grandes barcos de pesca, barquitas azules para pesca de bajura, pescadores arreglando redes, bollas y otros útiles de pesca y la lonja. Es cita obligada parar a comer en los puestos de pescado fresco situados al lado del puerto. Después de comer podremos recorrer una de las medinas costeras más bonitas de Marruecos, bordeada de una gran muralla de roca con almenas y cañones, garitas y torreones. Esta muralla esconde callejones plagados de comercios de todo tipo.

También podréis elegir entre una amplia y variada muestra de actividades que se ofrecen en las playas de Essaouira. Existe la posibilidad de recorrer la playa a caballo, en dromedario, en quad o si os gusta pasear, realizar una extensa caminata a orilla del Atlántico. Llegar hasta sus dunas costeras o tumbaros a tomar el sol. También se ofrece un amplio abanico de deportes acuáticos como kite surf, wind surf o el propio surf, motos acuáticas, etc‚Ķ

 

Moulay Yacoub (Aguas termales) (23 km, 30 minutos)

Las aguas termales de Moulay Yacoub, son famosas por sus propiedades curativas. Sus aguas cálidas, también son excelentes simplemente para relajarse, rodeado por el equipo de profesionales que trabajan en esta lujosa estación termal. También podrá refrescarse en las cascadas de Ain Allah.

 

Fez – Meknes (50km)

Meknes conserva imponentes monumentos, como la Medersa Bou Inania (Famosa por su decoración en mosaico de loza, estuco y madera esculpida) , la Av. de el Mellah, la Kisaria (Mercado con los artesanos del damasquinado). La mezquita más importante es la Gran Mezquita del S.XII, que destaca por sus puertas de hermosos tejadillos esculpidos. De ahí que se la llame la ¬´ciudad de los cientos alminares¬ª. También se puede visitar la plaza El Hedim, inmensa explanada donde se pueden comprar sus famosas aceitunas.

A 27 Km de Meknes se encuentra el yacimiento arqueológico más importante de Marruecos, las ruinas de la ciudad romana de “volubilis”, declarada zona protegida por la UNESCO. Aprovecharemos para visitar la ciudad santa Moulay Idriss.

El estatus religioso de esta ciudad hizo que hasta mediados del siglo XX estuviera cerrada a los no musulmanes. Actualmente el único lugar prohibido es el mausoleo de Mulay Idrís, nos tendremos que conformar con solo verlo desde su exterior. Visitaremos la Plaza de Mulay Idris que es un punto de paso obligado para llegar al Mausoleo y el único minarete circular en todo Marruecos. Por la tarde regresaremos a Fez.

 

Fez – Ifrane (65 km, 1 hora)

Ubicada en las montañas del medio Atlas, Ifrane es un oasis de frescor y vegetación que ofrece lagos, fuentes, pastos y bosques que sin duda suponen un cambio de aires sorprendente respecto a Fez. Sus casas son de estilo alpino, por lo que se la conoce como la “Suiza Marroquí”.

Ifrane es el lugar donde veranea la gente más adinerada del país. Una de las cosas que destaca es que durante el invierno constituye uno de los destinos de esquí más importantes de Marruecos, además del León de piedra, que lo talló un soldado alemán durante la Segunda Guerra Mundial en honor al último león del Atlas y el Palacio Real aunque no se puede visitar, podremos recorrer su exterior con el coche para apreciar su magnitud.

 

Fez – Azrou y los bosques de cedros (85 km, 1:30 hora)

Azrou es una importante población bereber ubicada en el interior del Medio Atlas. Más conocidos que la propia ciudad son los bosques de cedros que la rodean.

El habitante más famoso de estos bosques era el Gran Cedro Gouraud, el cedro milenario más grande de la región. Por desgracia, murió hace pocos años por una plaga de procesionarias. Pero no por esto los bosques perdieron su encanto, ahora hay cientos de monos de Gibraltar que habitan la zona, a ellos les encanta “jugar” con la gente, ya que esta les dan comida.

Si os quedáis con ganas de visitar la ciudad, lo más interesante de ésta es la pequeña medina, donde podremos encontrar tiendas y talleres de tallas de madera y alfombras.